Todo es un Símbolo - Feng shui y los símbolos - Lioshu services feng shui
29761
post-template-default,single,single-post,postid-29761,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive
Todo es un símbolo

Feng shui y los símbolos

Todo es un símbolo en el feng shui

             Todo es un símbolo, hay personas que leen esos símbolos y otras no tienen esa iluminación.

 El normal de los mortales, no ve el ahora de la misma forma, que lo ve una persona iluminada.

             Por tanto la física lleva a la persona a ver las cosas de una forma tangible. Todo lo que tiene una explicación más o menos lógica para la mente y se puede ver con los ojos, oír con oídos, oler con olfato y tocar con manos.

Para el iluminado todo es un símbolo 

El iluminado percibe su ahora a través de símbolos y de acuerdo con las teorías de la iluminación, todo es un símbolo.

La realidad de los símbolos es una realidad ilusoria y es la realidad en la que todos vivimos.

Desde luego, ahora ya se está más seguro de que el mundo de la ciencia física y los fenómenos de la iluminación cada día tienen más en común.

El estado de un espacio

Podremos hablar de malestares o grandes alegrías, es el estado de un espacio, constituye un bienestar que no puedes describir, atraen sentimientos, estados de ánimo, bienes o desgracias.

Un estado del ser que trae una serie de experiencias indescriptibles, es lo que llamamos feng shui que está marcado como símbolo o etiquetas para algo que no puedes explicar, dentro de un espacio o ubicación.

Cuando un malestar o inconveniente de la vida perduran en el tiempo y esta bajo el influjo de ciertas experiencias, solo el describirlo se convierte en símbolo feng shui.

Este símbolo y las experiencias, no siguen las mismas reglas es lo que la ciencia física denomina lógica cuántica.

Todo está conectado

Es la posibilidad de que partes distintas de la realidad puedan ser conectadas.

Feng shui es una técnica China casi desconocida en Europa, pero puede haber un punto de conexión entre ellas.

Por un lado las tradiciones o religiones, experiencia desde el terreno de los símbolos (medicina para unos, feng shui para otros).

Por otros la unión de todas las partes, conectadas unas con otras en el Universo y unidas plenamente a él.

Esto parecía algo raro de oír, los místicos y algún científico conectaban con estas teorías de iluminados, que el mundo trató durante años, como seres atolondrados y sin ningún tipo de credibilidad.

La función onda

El protagonista de esta historia es la función onda que permite mediante un movimiento matemático, unos resultados posibles de una interacción entre un sistema observado y un sistema observador.

Los espacios diáfanos cuentan con partículas indefinidas, ondas y formaciones que se mueven sin identificación ninguna. Una vez realizadas las mediciones feng shui comenzamos a introducir formas que son reconocidas por el medio, comenzando  accionar su movimiento, definiendo sectores del espacio.

Las formas van interaccionando con el medio gracias al reconocimiento del universo. Formas(Símbolos) y energías se reconocen creando una fusión que forma nuevas energías cambiantes, atrayendo nuevas experiencias que puedan hacer que estas realidades se conecten entre sí.

Una persona puede accionar un espacio de su casa o dormitorio, para ser reconocida, apreciada, respetada, todas estas experiencias observadas que puedan dar pautas al observador para accionar su vida.

Es el baile de la energía o Chi, transformadas en acciones causales, consecuencia de la activación del feng shui. Viento como soplo fresco y agua que nutre todos los aspectos de la vida de una o varias personas, de forma iluminada.

Una teoría para trabajar feng shui

Por tanto feng shui forma parte de las teorías cuánticas, esas partes de una realidad que pueden ser conectadas.

Habitantes, muebles, adornos, entradas y salidas, situación de estancias, sentimientos y emociones, todo es un símbolo, bajo un mismo cielo y en una misma dimensión.

El observador interactúa con lo observado como analista de un trabajo feng shui.

Lo que pueden ser desprecios y aprecios son símbolo, para un iluminado del mundo del feng shui.

 Es por tanto la delicada preparación de un sabio, la que pueda soportar y curar, más que la fría técnica del que no ve con iluminación los símbolos del feng shui.

 

 

 

No Comments

Post A Comment

Usamos cookies para mejorar tu experiencia navegando en este sitio web.   
Privacidad